El Crujiente de Jamón, sea Ibérico o Serrano, éste último más salado quizás, nos sirve unas veces para culminar un plato, otras para dar un toque sutil y otras como decoración.
Podemos hacerlo de distintas maneras todas similares, siendo el objetivo el mismo
La que explicaré en ésta receta son hechas en el horno, hay dos más que yo sepa, una es hecha en sartén y otra hecha en microondas, éstas últimas si las empleamos veremos que una vez tenemos las lonchas deshidratadas quedan con ondulaciones inevitables.
Si las vamos a utilizar como Sal para Ensaladas por ejemplo o Tierra de Jamón para aderezar carnes o pescados e incluso pastas, poca importancia tiene las ondulaciones, en cambio, hechas al horno, salen completamente planas y quizás, para mi gusto, más crujientes, no obstante las tres fórmulas son válidas.

Ingredientes

  1. 7 Rebanadas Pan Rústico
  2. 6 lonchas Jamón Ibérico
  3. queso Camembert
  4. 1 Huevo
  5. Tomates Cherry
  6. Perejil
  7. Aceite de Oliva
  8. Sal

Pasos

  1. Podéis tostar el pan a vuestro gusto, en el fuego o en el horno, en éste caso las hice en el segundo, es más práctico, recomiendo no tostarlas mucho, luego volvemos a introducir

  2. El jamón lo hacemos tal y como indico en el enlace superior, una vez lo tenemos lo picamos fino en un mortero con la ayuda del almirez

  3. Nos conviene cortar las rebanadas por el centro, cortamos el queso en tiras y las partimos una vez puestas sobre las tostadas a la medida de éstas

  4. Me gusta dejar la corteza del queso, no obstante si lo preferís, podéis cortarla y untar éste, hacemos todas la tostadas hasta completar

  5. Las metemos en el horno y gratinamos hasta que el queso se funda, las sacamos y espolvoreamos con el polvo de crujiente de jamón, acompañamos con unos cherrys